Un momento para el estudio

El primer post del año, se siente como el primero del blog. Con un nerviosismo pero al mismo tiempo con una motivación recargada para continuar lo que había dejado hace un par de meses. Pero dime, ¿Apoco no te has sentido así? En el que, en algún momento tu cabeza puede explotar por tantas cosas que te puedan o me puedan pasar. Luego vienen esos minutos donde reflexionas sobre lo que esta en marcha. Y por último visualizas lo que será si haces lo que tienes que hacer ahora. Por eso quise dedicar un momento para el estudio en el primer día del año.

Se que varios dirán que es 1ro de Enero, día de descanso, ya lo harás mañana. Pero en esta hora que estoy escribiendo el post estaba dedicándole 10 o 15 minutos. Preferí dejar lo que estaba haciendo (descansar en mi cama) y mejor le di tiempo de calidad a cada idioma que estoy estudiando.

Además esto no lo veo como propósito de año nuevo con el clásico «Aprender un nuevo idioma». Porque no lo estoy llevando así. Esto es más como un hábito que me estuve formando desde que comencé a estudiar ingles. Y bueno seguí para estudiar coreano, luego chino y por último japonés.

Pero ¿Se puede obtener un momento para el estudio en cualquier idioma?

Por supuesto que sí. Déjame decirte que me gustaría retomar italiano, que aunque fue un idioma que estuve estudiando, desafortunadamente lo deje. Y sabes o sabrás que el italiano tiene cierto parecido al español al igual que los idiomas de este blog.

Por otra parte, no esperes a que llegue el mejor día u hora para esto. Pues el tiempo sin dudas vuela y cuando menos te des cuenta habrás hecho demasiado o nada. Todo a final de cuentas se resume en un momento para ti. Donde poco a poco y con la determinación, tu determinación, el idioma que estudies será resuelto en un parpadear de ojos.

Que te dicen: «Oye estudias demasiado, o ¿Qué no te cansas de estar entre libros o frente al computador? Simplemente no les hagas caso y al contrario mejor diles:

«Solo tengo un momento para el estudio. Me gusta estudiar y quiero hacerlo porque es lo que me gusta.»

Con esto me ha permitido que me dejen tranquila para continuar con lo que he estado haciendo desde niña. Y sin más, me dejan en paz y dejo que se molesten. Además solo tienen dos cosas que hacer: uno enfararse y dos alegrarse.

Así que no te preocupes por el que dirán y mejor hagamos nuestro mejor esfuerzo para estudiar idiomas o cualquier materia que te agrade. Pero eso sí con los beneficios por delante, ya que con ello verás en un futuro todo aquello por lo que sacrificaste y por lo cual estarás agradecido.

Para terminar, me gustaría saber que es ese qué. Que hace que pases horas y con el que te sientas a gusto. Porque se que todos en su interior incluyéndote a ti. Tienen un momento.

¿Cuál es tu momento?
¿Qué te parece si me lo cuentas en los comentarios?

 

 

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *